Reactor de Investigación OPAL, Lucas Heights, Australia

Reactor de Investigación OPAL, Lucas Heights, Australia

El reactor australiano de agua liviana en pileta abierta (OPAL, por sus siglas en inglés) es una instalación multipropósito, con un fuerte sesgo para la producción de radioisótopos. Está ubicado... Leer más

Las características del diseño y de la construcción del OPAL garantizan la efectiva protección de los científicos, los operarios, el público y el medio ambiente del peligro radiológico.

Los edificios que integran el OPAL cumplen con los requisitos de seguridad de los reactores de investigación, dictados por la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) y la Agencia Australiana de Radioprotección y Seguridad Nuclear (ARPANSA, por sus siglas en inglés).

En el diseño se han aplicado los conceptos de Defensa en Profundidad, con varios niveles de protección y múltiples barreras físicas para impedir escapes radioactivos, y el principio conocido como Tan Bajo como Razonablemente Alcanzable (ALARA, por sus siglas en inglés).

La seguridad inherente del reactor se basa en el concepto de pileta abierta y en los coeficientes negativos de reactividad del núcleo. El reactor incorpora características de seguridad pasivas, que se disparan automáticamente en caso de que se alcancen los límites predefinidos.

La cadena de fisión puede ser interrumpida en cualquier momento por la acción de dos sistemas de apagado redundantes, que se basan en principios distintos e independientes entre sí.

Los sistemas de seguridad y de protección llevan al reactor a la condición segura de apagado cuando alguno de los parámetros críticos sale de su rango de operación segura.


Apagado del reactor: El Primer Sistema de Parada inserta rápidamente en el núcleo cinco placas que absorben neutrones. El Segundo Sistema de Parada vacía el agua pesada del tanque reflector hacia un tanque de almacenamiento por acción de la gravedad.

Enfriamiento del núcleo: Las bombas del sistema de enfriamiento primario cuentan con volantes inerciales para la continuación del enfriamiento hasta que el calor de decaimiento haya bajado hasta un valor predeterminado. El agua de la pileta del reactor constituye un gran disipador térmico por sí mismo. Un sistema de inyección de agua por gravedad junto a la chimenea del núcleo enfría el núcleo en caso de un accidente de pérdida de agua de la pileta del reactor.

Sistema de contención: Durante la operación normal, hay monitoreo continuo del aire circulante y del que sale al exterior. En caso de ser necesario, el edificio del reactor puede ser aislado. Dentro de la contención del reactor se mantienen las condiciones de presión, temperatura y humedad mediante un sistema de disipación de energía.