25-08-2003 - Primera exportación de liofilizadores argentinos : La empresa Exportadora de Hortalizas, S.A. de C.V. de la ciudad de Querétaro, México, ha contratado a INVAP para la provisión de una planta llave en mano de liofilización de alimentos. La empresa Exportadora de Hortalizas, S.A. de C.V. de la ciudad de Querétaro, México, ha contratado a INVAP para la provisión de una planta llave en mano de liofilización de alimentos. El producto a procesar serán vegetales, tales como fruta fina, mango, sopas, etc. La planta, de capacidad similar a la construida anteriormente en Gaiman, Argentina, por INVAP, será integrada al complejo productivo de la empresa mexicana. INVAP realizó un estudio preliminar en Querétaro para insertar la nueva planta dentro de las instalaciones existentes. Se utilizará al máximo la infraestructura presente pero delineando las posibles ampliaciones futuras. El proyecto abarca la ingeniería, provisión del equipamiento, supervisión del montaje, puesta en marcha y capacitación al personal. El tiempo estimado para la entrega de la planta funcionando es de unos nueve meses. Además de ser el primer trabajo de INVAP en México, la planta que construiremos será la primer instalación industrial de liofilización de ese país. Por ello, hay esperanzas de ampliar nuestros negocios en el área. El proceso de liofilización consiste en congelar los alimentos y evaporar el agua contenida en sus tejidos por sublimación, es decir, pasando directamente de sólido a vapor. Para que ello pueda hacerse es necesario generar vacío, lo que se logra de varias maneras. El modelo que ofrecemos al mercado y estamos construyendo para la firma mexicana emplea eyectores de vapor. Nuestro liofilizador usa toberas supersónicas para lanzar el vapor de agua fuera del sistema, en lugar de bombas de vacío, lo que hace que nuestras plantas sean más sencillas y más baratas de operar en lugares donde la energía eléctrica es cara y los combustibles, abundantes y baratos, como lo es el gas en Argentina o el petróleo en México. En Argentina también hay posibles compradores entre los productores frutihortícolas, interesados en construir sus propias plantas para aumentar el valor de sus exportaciones. En algunos rubros de mucha demanda mundial y baja oferta, este aumento puede ser considerable, ya que, por ejemplo, el valor de las frutillas liofilizadas es muchas veces –hasta quince veces- superior al de las frutillas frescas. La liofilización permite transformar un kilogramo de frutillas frescas en sólo 100 gramos de producto liofilizado, que, al momento de su uso se puede volver a hidratar. Se logra así un sistema de conservación que no requiere de una cadena de frío, al mismo tiempo que conserva las cualidades organolépticas del producto fresco.