c_600_0_16777215_00_images_stories_prensa_2018_pileta-ra10.jpgSe localizó en el sitio donde la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) construye este moderno reactor nuclear que aportará tecnología para la salud, la ciencia y la industria. Se trata de un componente fundamental que albergará en su interior al núcleo del reactor.

El Ministro de Energía de la Nación, Javier Iguacel, el Subsecretario de Energía Nuclear del Ministerio de Energía de la Nación, Julián Gadano, y el presidente de la Comisión Nacional de Energía Atómica, Osvaldo Calzetta Larrieu, presenciaron hoy el montaje de la pileta principal del rector, el reactor nuclear multipropósito que la CNEA construye en el Centro Atómico Ezeiza. En el acto -realizado el lunes 27 de agosto- estuvieron también presentes autoridades del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, la ARN, INVAP, CONUAR, Dioxitek, autoridades de la Municipalidad de Ezeiza, la empresa constructora de la obra civil, Caputo, y la empresa metalúrgica Secin S.A. (a cargo de la fabricación del componente).

“Estoy muy emocionado porque esto es muy importante para el país y todo lo que podamos avanzar en la aplicación de tecnología le devuelve calidad de vida a nuestra gente”, aseguró Iguacel. Además de permitirle a la comunidad científica seguir investigando, el Ministro de Energía destacó que “el reactor va a ser un importante productor de radioisótopos y de molibdeno. Esto es un paso más que demuestra la capacidad de los argentinos cuando trabajamos seriamente”.

Por su parte, el licenciado Gadano afirmó que “este es un día muy importante porque la CNEA está haciendo los reactores que INVAP exporta. Además, esto es una demostración más de que la CNEA es la institución que representa el clúster tecnológico más importante que tiene la Argentina. Es un hito importantísimo”, resumió.  

En tanto, el gerente del Proyecto RA-10, Herman Blaumann, recordó que hace poco más de un año, en mayo de 2017, estábamos celebrando la primera colada de hormigón y hace dos años firmábamos los contratos principales por la obra civil, que hoy ya tiene un grado de avance del 50%. En tanto, el suministro, fabricación y montaje registra un 40% de avance.

“Con este avance de la obra civil, ya estamos en condiciones de montar la pileta y continuar la construcción del reactor”, afirmó Blaumann, que detalló que su diseño demandó 12 mil horas hombre, mientras que su construcción llevó 60 mil horas hombre bajo estrictos estándares de calidad.

Sobre los próximos pasos, el Gerente del Proyecto RA-10 puntualizó que “tras el montaje de la pileta principal, se realizará el montaje del tanque de decaimiento y la pileta de servicio, que son los tres componentes de mayor envergadura del reactor. Posteriormente, se cerrará el edificio en su totalidad”.

Asimismo, agregó, que “estamos formando el plantel de futuros operadores del reactor y se continúa con las tareas de licenciamiento para tener lista la licencia de puesta en marcha a fines de 2021. También estamos trabajando con los futuros usuarios del RA-10, para asegurar la plena explotación de la instalación”.

Características técnicas

La pileta es uno de los componentes fundamentales del RA-10, dado que alojará el núcleo de componentes conformado por los elementos combustibles, las barras de control y demás dispositivos que lo constituyen.

Este recipiente tiene 14 metros de alto por 4,5 metros de ancho. Su diseño es resultado del trabajo de ingenieros y técnicos de la CNEA e INVAP y fue fabricado por la metalúrgica SECIN, ubicada en Quilmes, desde donde fue trasladada en una sola pieza hasta el Centro Atómico Ezeiza.

Radioisótopos, investigación y mucho más.

El Proyecto RA-10 incluye el diseño, construcción, montaje y operación de un reactor nuclear multipropósito que tiene como fin la provisión de radioisótopos de uso médico e industrial, y también brindar capacidades nucleares para la investigación científica.

Una vez que esté funcionando, el RA-10 asegurará el abastecimiento de radioisótopos para uso médico a nivel nacional y tendrá capacidad para exportar al mercado mundial. Esto generará un impacto estratégico para nuestro país en áreas de salud, ciencia, investigación aplicada, desarrollo tecnológico y servicios.

Junto a las instalaciones del reactor funcionará el Laboratorio Argentino de Haces de Neutrones (LAHN), donde se formará a profesionales y técnicos, a fin de alcanzar capacidades de investigación en ciencias básicas y aplicaciones tecnológicas que contribuyan a la conformación de un polo regional de ciencia y tecnología.

Fuente: 
Comisión Nacional de Energía Atómica

c_600_0_16777215_00_images_stories_prensa_2018_ra10-1.jpeg