c_600_0_16777215_00_images_stories_prensa_timerman_amano02.jpgEl Canciller argentino, Héctor Timerman, fue recibido hoy por la mañana en la ciudad de Viena por el Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano. En su primera visita al organismo, el Canciller Timerman transmitió a Amano el respaldo argentino a la tarea del OIEA, tanto en materia de cooperación para los usos pacíficos de la energía nuclear como para la no proliferación, remarcando que nuestro país comparte la importancia que se asigna al desarrollo de la energía nuclear, de manera segura y pacífica. Por su parte, Amano felicitó a la Argentina por el reciente anuncio sobre la construcción de dos reactores de investigación en conjunto con la República Federativa de Brasil, los cuales serán desarrollados tomando como referencia el OPAL, reactor diseñado y construido por INVAP para la Organización Australiana de Ciencia y Tecnología Nuclear (ANSTO) e inaugurado en abril de 2007.

Al mismo tiempo, destacó a la Argentina por su alto desarrollo tecnológico y su gran capacidad innovativa. Amano subrayó que estos aspectos le permiten a nuestro país brindar un aporte fundamental para la OIEA en su proyección a los demás países de la región.

Asimismo, Timerman hizo especial referencia al estado y desarrollo del plan nuclear de nuestro país y destacó principalmente el papel estratégico de la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC), un componente insustituible del esquema de seguridad y confianza entre la Argentina y el Brasil. Timerman invitó a Amano a presidir un Seminario que se realizará este año con motivo del vigésimo aniversario de la ABACC.

El jefe de la diplomacia argentina destacó la importancia de expandir los beneficios de la energía nuclear y que los mecanismos tendientes a fortalecer la no proliferación nuclear, incluyendo la creación de bancos de combustible nuclear, deban responder también a criterios regionales.

El OIEA, con más de 140 Estados Miembros, tiene como objetivos acelerar y ampliar la contribución de la energía atómica a la paz, la salud y la prosperidad en el mundo entero, y desempeña un papel fundamental en la promoción para usos pacíficos de la energía nuclear y en la aplicación de salvaguardias como parte del sistema internacional de no proliferación nuclear. La Argentina se encuentra firmemente comprometida con la actividad del organismo, desde su creación en 1957, con el objetivo de que los beneficios provenientes de la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos contribuyan a mejorar el bienestar de la población